Aunque los consumidores entienden que la estética y el diseño son lo más relevante en el tema del empaquetado de producto, lo cierto es que la salud y la sostenibilidad son factores que siempre están presentes. Las últimas tendencias en envases alimentarios tienen mucho que ver con los bioplásticos, el consumo inmediato y la personalización.

En esta línea, el cliente demanda envasados sostenibles, por lo que las soluciones reciclables, procedentes del océano o biodegradables para envasar toda clase de alimentos son frecuentes en los lineales de los supermercados. Hemos entrado a la era del consumo ético, por lo que si deseas que tu política de packaging sea efectiva deberás ajustarla a las nuevas tendencias de envases de plástico.

Tendencias en los envases alimentarios de plásticos para 2020

  • Empaque interactivo: para este nuevo año se espera que los envases alimentarios sean para los consumidores una experiencia interactiva, previéndose que la tecnología de realidad aumentada impacte en la experiencia del usuario. De hecho, según un estudio llevado a cabo por Kezzler, los envasados interactivos han crecido un 120%, especialmente entre el público joven.
  • Transparencia: las investigaciones señalan que el consumidor está más dispuesto a adquirir un producto si tiene a su alcance información precisa de este. Frente al auge de los consumidores preocupados por el medio ambiente y su salud, las marcas deben informar de los materiales usados y qué hacer con ellos una vez que el alimento se ha consumido.
  • Sostenibilidad: Los jóvenes se decantan cada vez más por marcas y productos afines con sus preocupaciones ambientales, razón por la cual se espera que los envases alimentarios elaborados con materiales compostables o biodegradables tengan mayor presencia en el mercado. El ecopackaging incorpora materiales que proceden de fuentes renovables como son la biomasa, el almidón o la celulosa. Alternativas fácilmente degradables con bajo impacto en la naturaleza y los océanos.
  • Embalaje flexible: los espacios de almacenamiento son reducidos, por lo que el consumidor prefiere envases optimizados y, si puede ser, que sean flexibles. De esta manera, además de ahorrar en material usado, ayudamos en la reducción de residuos y hacemos la vida más fácil al usuario. Todos los envases que se pueden sellar, con cierres herméticos o que eviten que se derrame su contenido, son tendencia.
  • Envasado inteligente: la empresa de envasado busca soluciones sostenibles y económicas. La robótica y el big data ayuda a crear cadenas industriales donde la automatización sea la protagonista. Gracias al software adecuado, podremos etiquetar envases ahorrando tiempo y recursos, en beneficio de todas las partes. La empresa optimiza costes y el usuario tiene toda la información que busca.

Como has podido apreciar, las tendencias en envases alimentarios de plástico para 2020 cuentan con un fuerte elemento ético, medioambiental y tecnológico. Esto hace que se abra un mundo de muchas posibilidades, por lo que nos encontramos en un momento muy privilegiado durante el cual podemos renovar las estrategias de packaging y así adaptarlo a las nuevos requerimientos y preferencias del mercado.

Más información

 

Shares
Share This