El packaging se ha convertido en todo un arte. Es un factor tan relevante en marketing que las marcas y fabricantes de envases invierten de manera concienzuda en ello.

Las modas cambian y no tiene nada que ver la manera en que alimentación, cosmética o medicamentos llegaban a la cesta de la compra hace unas décadas de cómo lo hace en la actualidad.

El mercado cada vez es más competitivo, y es necesario innovar de manera continuada, no solo a nivel estético sino también en la tecnología que incluyen los propios embalajes para su monitorización:

  • Controladores de temperatura.
  • Antivuelco.
  • Dispositivos de temperatura y humedad.
  • Indicadores del estado del producto en el interior, especialmente útil en medicamentos y alimentos perecederos.
  • Ubicación exacta de los paquetes durante el envío.

Todo esto ya es posible de encontrar hoy en día. Si estás buscando alternativas para renovar el embalaje, te damos algunos consejos.

 

Cómo dar protagonismo al envasado

Hay numerosas técnicas que ayudan a que el cliente se fije en un producto mientras pasea por un lineal.

Envases invisibles. Cada vez más comunes debido al atractivo con el que muestran el producto. Nos referimos a ese packaging transparente que apenas se aprecia y que encontramos en embutido o pescados, entre otros. Son de fácil apertura, conservan de manera adecuada y, en algunas ocasiones, incluso los podemos meter en el microondas sin problemas. Además, estas bandejas se pueden colocar apiladas o en vertical, por lo que facilitan su distribución y exposición. Todo son ventajas con los envases invisibles, tanto para el propio supermercado como el consumidor final.

 

Ubicación. Los productos que están a la altura de los ojos son los mejores posicionados mientras que los que están a la altura de las rodillas, los peores. La primera es conocida como zona caliente de un estante, y la segunda como zona fría. Por otra parte, también conviene saber que los pasillos centrales tienen más tráfico que los laterales.

 

Experiencia de compra. El consumidor es cada vez más exigente y le gusta ser sorprendido, percibir mejoras, tener la sensación de estar haciendo la mejor adquisición. Transmite exclusividad y le tendrás ganado.

 

Sorteos y promos. Los paquetes con información adicional y mensajes de descuentos, captan más la atención.

 

Personalización. Los etiquetados personalizados tienen un gancho que los convierte en irresistibles. Propón juegos y retos en el propio envase y verás cómo se modifica la intención de compra.

 

Ruptura de patrón. Se trata de una técnica clásica de la publicidad que viene a decir que, si por ejemplo, los envases de leche son similares en todas las marcas, el hecho de apostar por algo totalmente disruptivo hará que automáticamente sobresalgamos frente a la competencia y el cliente se fije en nuestra propuesta.

 

Activa los sentidos. Los olores despiertan emociones. Trabaja el de tu producto para que el comprador se fije en el momento de tomar la decisión. No importa si hablamos de alimentación, farmacia o cosmética. Todo suma.

 

Más información

Shares
Share This