La norma ISO 9001 es un compendio normativo bastante conocido. En especial por quienes, personas o empresas, implantan un sistema de gestión de calidad en sus negocios. Pues sobre esto precisamente versa esta normativa: la calidad. Y en concreto, se trata de certificar que determinados procesos y desarrollos se realizan bajo unos determinados parámetros. Es cierto que el cumplimiento de la norma ISO 9001 y la obtención de la certificación correspondiente, no tiene carácter obligatorio para ninguna entidad, ni pública ni privada. Por otra parte, también es verdad que la adhesión a esta, facilita en gran medida la posibilidad de alcanzar una optimización de los procesos que toda compañía desea. Pero la definición de la norma ISO 9001 no termina aquí. Conocerla bien supone abordar otros aspectos, como los motivos de su creación o quién puede expedir sus certificaciones, entre otras cosas.

 

¿Por qué se crea la norma ISO 9001?

La norma ISO 9001 pertenece a un conjunto de normativas relativas a una gran diversidad de ámbitos. Pero todas orientadas hacia la unificación de criterios. Siendo este el principal motivo de su desarrollo: unificar y estandarizar las reglas, sistemáticas y procesos que rigen las organizaciones. La globalización de los mercados, las fronteras cada vez más difuminadas o el auge de las nuevas tecnologías, son algunos de los motivos que explican el aumento progresivo de la competencia. Y ello ha traído consigo una demanda cada vez más elevada de este tipo de certificaciones. Pero, históricamente, el origen de las normas ISO hay que buscarlas en una entidad determinada: el Organismo Internacional de Estandarización (ISO), creado en 1947 gracias a la unión de distintos organismos nacionales.

Durante la década de los 80, la demanda de una normativa acorde con un escenario cada vez más global, quedó satisfecha con la promulgación de las normas ISO. Funcionan como respuesta determinada a la cuestión de la calidad. Y lo hacen poniendo en valor determinados requisitos que deben ser cumplidos por las empresas de todo el mundo para que su gestión, desarrollo, fabricaciones, etc. sean así consideradas.

Las actualizaciones son constantes, respondiendo al devenir de los contextos históricos y sociales que se dan en cada momento. Los ámbitos de actuación son muy variados: medio ambiente, responsabilidad socia, riesgos y seguridad. Y, por supuesto, el que nos ocupa en este texto: la calidad. Siendo este un área principal de actuación, sin importar el tamaño de la organización, o su carácter público o privado.

 

¿Por qué es tan importante la norma ISO 9001?

Toda industria, empresa o compañía persigue, en último término la satisfacción de sus clientes o usuarios. En este sentido, no importa si se trata de una compañía más o menos grande, o cuál es su ubicación. A nadie se le escapa que un cliente satisfecho es sinónimo de éxito. Y además, garantía de un potente aval de cara a conseguir nuevos clientes, la de una buena valoración.

 

¿Quién puede realizar la certificación?

En España existen diversas entidades de certificación que mediante auditoría a la empresa solicitante, y tras verificar que se cumplen todos los requisitos exigidos por la norma pueden emitir el certificado de cumplimiento con la misma.

La ISO 9001 se enfoca hacia el cliente. Y, para ayudar a la empresa a alcanzar la satisfacción del mismo, se realizan distintas auditorías muy exigentes y la actuación pasa por distintos estadios. En un primer momento se investiga qué necesita la empresa para alcanzar los baremos aceptables. Para, a continuación, pasar a elaborar y desarrollar la planificación necesaria para conseguirlos.

Ventajas de la norma ISO 9001

Las ventajas de la norma ISO 9001 comienzan en su propia filosofía de aplicación: la mejora continua. Y a partir de ahí, alcanzan distintas áreas. Desde la motivación del equipo humano de trabajo, cuya gestión debe orientarse al largo plazo. Hasta la inversión en desarrollo, mejorando los procesos de cara a la sostenibilidad y al aumento de la calidad de los productos. Pasando por la oportunidad de conseguir nuevos negocios. Para llegar, finalmente, a un cliente satisfecho.

IP Triana

En IP Triana trabajamos, desde nuestros orígenes, enfocados a satisfacer las necesidades de los usuarios de nuestra marca. Y esta preocupación rige el desarrollo de nuestras actuaciones, la mejora continua en la gestión de los procesos, así como en nuestras instalaciones. Apostamos por la norma ISO 9001, cuya certificación avala nuestros sistemas de gestión de calidad, porque apostamos por la satisfacción de nuestros clientes. ¡Confía en IP Triana! Contacta con nosotros, y nos conocemos mejor.

 

Más información

Shares
Share This