No hay duda de que el diseño siempre ha sido algo que causa admiración y expectativa. El 2020 está por llegar y a unos días de que finalice el año, muchos se preguntan cuáles son las tendencias en desarrollo de packaging.

A continuación comentamos las previsiones en el ámbito del envasado.

 

Tendencias en diseño y desarrollo de packaging:

  1. Consolidación del packaging como elemento del marketing: todas las marcas usan el empaquetado como un elemento distintivo para impulsar sus productos y mantenerlos en la memoria del usuario. Esta tendencia se refuerza y la inversión en diseño y nuevos modelos de acabado serán claves en el lanzamiento de productos.
  2. Packaging respetuoso con el medio ambiente: el plástico ha sido protagonista en 2019 y no será menos en 2020. El plástico de un solo uso está en entredicho e incluso la Unión Europea ya ha regulado su utilización, prohibiendo algunos elementos como cubiertos, platos y bastoncillos de plástico de cara a 2021. Pero eso no implica que el plástico no sea importante. Es versátil, pesa poco, higiénico y económico. Eso sí, en la nueva generación de productos no podemos perder de vista el respeto al medio ambiente tanto en el proceso de producción como en el embalaje. Toman protagonismo los materiales reciclados, ya sea que provengan de plantas de residuos especializadas o del propio mar. Todo lo que favorezca la economía circular es bienvenido.
  3. Personalización: las marcas tienen la posibilidad de usar el mercado electrónico con más contundencia. Gracias a ello se pueden hacer entregas personalizadas, incluir el nombre del destinatario en etiquetas y envases o fabricar pequeñas tiradas bajo demanda.
  4. Reducción de costes: ante los tiempos de crisis y de recesión, los productores se enfocarán en la reducción de costes. La reutilización de recursos aportará cambios significativos en la manera de operar, tiempos de entrega, tarifas e impacto en el entorno.
  5. Smart packaging. La logística y embalaje están íntimamente relacionados. La tecnología sigue evolucionando para mejorar la trazabilidad de los envíos, que incluye por supuesto el proceso de fabricación de los envases y qué materiales se han usado en los mismos. Asimismo, la forma de los envases influye directamente en cómo se pueden paletizar los envíos, lo que ayuda a optimizar costes en transporte, sin espacios infrautilizados.
  6. Empaquetados realizados con resinas postconsumo (PCR): el PCR tiene un tinte gris/amarillo, geles o manchas negras en la resina que hacen difícil lograr un envase verdaderamente transparente o que coincida con los colores de la marca. No obstante, muchas marcas incluyen mayor cantidad de PCR a sus líneas de producción actua. Algunas empresas de PCR y color han superado este desafío al asociarse e implementado tecnologías de colorantes como es la serie G de Chroma.

Como vemos las tendencias en diseño y desarrollo de packaging para el próximo están relacionadas con la sostenibilidad y la tecnología. ¿Ya has podido detectar estás tendencias?

Más información

Shares
Share This